paloma-oxcitocina

De la cultura de la testosterona a la cultura de la oxitocina

El largamente reclamado y por fin comenzado relevo generacional está empezando a acelerar en cascada y a dar resultados. Hay bastantes señales, además de las evidentes como la excelente preparación e imagen de los nuevos dirigentes y dirigentas, que empiezan a reflejarse sutilmente en el estilo y ánimo del panorama político, social y económico: los detalles de apertura y rigor de Sus Majestades, el estilo culto, relajado y casual de los jóvenes políticos y el número de mujeres que empieza, por fin!, a estar presente.

Este aspecto, que hoy toma especial relevancia por el ascenso de Ana Patricia Botín al Olimpo de los líderes mundiales, ya parece imparable, pues muchas niñas y jóvenes llegarán a sus destinos, ya sin las leyes sálicas que lo impidieron durante siglos, tiene mucho calado. Además de por las razones de beneficio social reivindicadas durante años por las mujeres, tiene una dimensión sociológica hoy ya muy presente: el lento cambio de paradigma de una cultura de la testosterona, manifestada en una visión egocéntrica, inmediata y competitiva del mundo, a una cultura de la oxitocina, que se materializa cada vez más en una visión holística, sistémica y cooperativa.

halcon-testosterona
Este cambio de paradigma está sustentado biológicamente en la predominancia de estrategias de afrontamiento del estrés de “paloma”, promovidas por la oxitocina, la hormona de las conductas de protección y cooperación, en detrimento de la predominancia de las tradicionales de “halcón”, promovidas por la testosterona, la hormona de las conductas vigorosas y de dominancia.

Si durante años los postulados teóricos acerca de la cooperación como estrategia de éxito y los científicos de la Epigenética como soporte de la capacidad del ser humano de construir su propio destino, eran cuestionados fervientemente por los éxitos más o menos mediatos de las estrategias egocéntricas y deterministas, hoy en nuestro país un campo tan influyente social y económicamente como el deporte, ha demostrado abrumadoramente que las estrategias de equipo, los liderazgos coach y la orientación a la maestría, aquellas que se derivan de la predominancia de las estrategias de paloma, son recetas seguras para la excelencia y el éxito.

Y esto no es baladí, pues aunque muchas organizaciones económicas y empresariales clásicas sigan apegadas a prácticas de egoísmo, inmediatez y rapiña, los éxitos incuestionables del deporte español frente a los fracasos estrepitosos de la economía y la empresa en los últimos años, son una evidencia clara de lo que funciona y va a seguir funcionando, pues, si la estrategia cooperativa que la especie humana lleva en su ADN, ha sido la determinante de su éxito evolutivo, siempre va a sobrevivir este impulso sobre el del poder egocéntrico.

Y volviendo al principio, aunque algunas de las mujeres en el poder hayan hecho suya la estrategia del halcón, y de qué manera!, la mayoría de las que imparablemente van llegando y llegarán a las más altas instancias, ejercerán el instinto de supervivencia grabado en su memoria celular, que les dice que cooperando y facilitando el desarrollo de los miembros de la “tribu”, se garantiza la prosperidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *